2007-04-01

Empecé a leer la parte cuatro de la novela de McCullers y me resulta difícil seguirla solo. El comienzo es el despertar de Blount y está Singer esperándolo, entretenido en una solitaria partida de ajedrez. Estoy pensando en mis dificultades para escribir. En tener que concentrarme y volver a aislarme.
La novela se llama «El corazón es un cazador solitario». Todos somos algo sordomudos.

7 comentarios:

Pastora dijo...

Hoy te leo, mañana te escribo.

Patrick dijo...

"En relación a Carson McCullers, creo que ella había titulado su novela "The mute" y fue su editor quien lo cambió a "El corazón es un cazador solitario".

Publicado por: Incompleta en El Boomeran(g)

antesmente dijo...

Nadie puede acompañar a un cazador, su ejercicio se consuma de a dos, donde el otro es uno mismo, hasta que la muerte los separe.

antesmente dijo...

Es probable, en una sociedad de cazadores y ante la necesidad de poblar el silencio de la noche con una narración que se me ocurre magnificada y distorcionada por las hogueras y el propio miedo del que narraba.
La imaginación condimentando la realidad por deseo o necesidad.

silvina dijo...

me gusta lo que escribiste. Lei esa novela hace siglos en otro tiempo pais y lugar, casi que la leyo otra persona pero repentinamente volvio a mi mente la imagen del sordomudo en su habitacion. La memoria y la consciencia son como un calidoiscopio temporal, Recorde un porch y el sol de mediodia en la casa donde el sordomudo alquilaba un cuarto... ahora me pregunto si es una imagen de la novela o algo que pense sobre la escena... qué fue lo que entendi cuando lei a Mac cullers... un poco como Margarite Duras pero de una forma muy distinta... el dolor es distinto

La lectura nos abre mundos inesperados o para los cuales no estamos preparados. Entonces uno explora la superficie o se zambulle.
tratare de releela y ver qué me sucede. Despues de todo, Carson y yo compartimos ese mundo de desencuentros.

Nucífora dijo...

A mi me pasó algo parecido a vos....al principio no soportaba el libro....por suerte llegué al final y me encantó.....es más, es uno de los libros que recuerdon marcaron mi infancia...el personaje de antonapoulus no me lo olvido, y eso qe lo lei hace 9 años....

Pablo dijo...

Recomencé a leerte desde el principio, Gustavo. Por supuesto se me hace difícil escribirte sin haber leído la novela que nos presentás. Y ya de por sí se me hace difícil escribir, y más a estas horas...
Es verdad, todos tenemos algo de sordomudos, pero la ventaja que tienen los sordomudos reales es que si no quieren escuchar, pueden cerrar los ojos. Si dos de ellos están hablando es difícil que alguien se entrometa en la conversación y además, ellos pueden dirigir lo que dicen a quien quieren. También tienen un lenguaje muy simplificado. ¿A qué vino esto?, bueno, no me puedo concentrar, estoy escuchando sevilanas, cosa que a ellos no les pasa. Algo del lenguaje de señas he aprendido y es un nuevo mundo.
Por hoy, hasta aquí, mañana continuaré. Buenas noches,

Pablo de Freijo.