2007-12-24

Tengo un documental sobre el brasileño Drummond de Andrade, o, más exactamente, sobre un libro póstumo de poemas eróticos que se titula O amor natural.
Hay en el documental unos viejos dotados de hermosura, que pronuncian palavras como ânus, clitóris, membro, bunda, pênis, vulva, sêmen, vagina, nádegas, sessenta-e-nove, incesto, flora negra, brinco, gozo, coito, beijos, orgasmo. Los viejos dialogan sobre los poemas y no tienen ningún escrúpulo a la hora de hablar de sus propias y variadas experiencias o, incluso, a la hora de criticar a Drummond de Andrade. Mi perro find salió a rastrear certas palavras y puso las siguientes a los pies del arbolito.

«En la Filmoteca, ciclo de Heddy Honigmann, de quien ya comenté aquel documental tan potente sobre Bosnia (Goede man, lieve zoon / Good Husband, Dear Son). Hoy O amor natural. Cuando ya estaba dentro, me he dado cuenta de que "ya había visto" esa película. Pero lo cierto es que la otra vez la vi luchando contra el sueño, durmiéndome y despertándome, sin gozarla. Esta vez me he quedado prendida del hechizo de ese humor de H.H. y esa hábil distancia suya afectuosa, está allí, se oye su voz preguntando, pero a la vez se borra, se relativiza, nunca se impone.
»H.H. va con la cámara por Río de Janeiro y les pregunta a la gente por el poeta Carlos Drummond de Andrade y les pide que lean un poema suyo, del libro erótico y póstumo que da título al documental, y los más viejos son quienes lo leen y a través de esas lecturas desvergonzadas y llenas de nostalgia y de humor, recuerdan lo que para ellos fue el sexo y se distancian o identifican y ríen contándolo. El sombrerero de las manos hermosas, que fue luchador en otro tiempo. La mujer que tardó muchos años en sentir placer. La que le habla al poeta y le da las gracias por decir lo que los demás no sabemos decir, las dos viejuzas del autobús que critican su falocentrismo machista con sonrisas amables y sin dejar de maravillarse por los poemas, las que se cuentan en la playa una experiencia única en una roca, la que dice que no siente nostalgia pero llora recordando aquella pasión en el suelo. Se convierte en un documental sobre el amor, la intimidad y el paso del tiempo. Y los poemas de amor terrestre y directo pero lleno de intimismo, ligeros, luminosos, humorosos, pasionales, divertidos, iluminados, ingeniosa celebración vital. Hay uno de culos especialmente inspirado (iridiscentes, opalescentes, de porcelana, sonrientes...) y lleno de gracia. Deberían aprender algunos. Y todo junto, lleno de la asombrosa belleza de la vejez, de las flores marchitas, de las pieles manchadas, de las sonrisas viejamente alegres de esos personajes, de un humor vital y compasivo que estaba también en la película bosnia. Decididamente, soy una fan de H.H».
[…]

Publicado por Isabel Núñez


7 comentarios:

gaab de aquí para allá dijo...

A los olvidadizos, el diario El país incluyó este lugar en su sitio:
http://blogs.elpais.com/blogdebloggers/
Enhorabuena G!

chica hindú dijo...

Ese documental lo vi junto a un añigo muy especial, el mismo con el que leímos Moby Dick. Recuerdo que la intimidad y erotismo de las palabras se habían traspasado a nuestros propios cuerpos, felices y gozozos escribimos en nuestra piel la letra de amor de Drumond.

zbelnu dijo...

No entiendo nada. ¿Por qué está mi comentario sin mi nombre en el País? Yo no he decidido ponerlo ahí y no me parece bien que decidas por mí.

Gustavo López dijo...

Lo siento, Isabel.
No soy editor de El país de España, solamente soy el autor de este blog.

El Blog de bloggers hizo un enlace al mío en la entrada donde yo hice otro enlace al tuyo. Enlace que te comenté que había resuelto hacer el día en que llegué a tu entrada e hice un comentario que vos autorizaste, dado que en tu blog existe ese requisito para publicar.
Estoy hablando del día 20 diciembre.
Ese día, 20 de diciembre, vos hiciste tres comentarios: McCullers, Cervantes, Melville. Mismo día en el que "dialogamos" on-line en http://isabelnunez-zbelnu.blogspot.com/2007/01/del-quijote-zambrano-la-locura-y-zizek.html. Vos desde la fría Luxemburgo y yo desde la templada Buenos Aires. Siempre con tu autorización ya que de otra manera ese "diálogo" no habría sido posible.
En mi entrada del 24 de diciembre hice la correspondiente cita de autor, según los buenos usos y las buenas costumbres de Internet. Es decir: «Publicado por Isabel Núñez». Y existe el enlace a tu propia entrada «O amor natural» del martes 2 octubre.
Como atestigua Technorati.
De la misma manera que otros blogs han hecho enlaces al mío. Por ejemplo a dos entradas sobre el libro Construcción de la noche, de María Esther Gilio y Carlos María Domínguez.
Vos misma llegás ahora a mi blog después de haber yo realizado un último comentario donde expresé: «Cosas que pasan». Comentario que vos autorizaste para que fuera publicado.

No decidí por vos.

Los siento Isabel. Te cuento que ayer efectué un reclamo al webmaster del Blog de bloggers de El país de España luego de notar que la dirección de este blog estaba mal escrita.
Pero amablemente; es mi forma.

zbelnu dijo...

Ya, pero tú pusiste aquí y allí mi fragmento sin incluir mi nombre. Yo nunca te mandé mi post como comentario!!! La apropiación es ilegal y sobre todo una vergüenza.Espero que lo aclares

julieta dijo...

Tu nombre está zbelnu, deberías leer hasta el final del post.
Tu reclamo suena a caprichito por no aparecer en El País de manera directa.
La fuente está citada. Case closed

chica hindú dijo...

Hace tres años cuando vi O amor natural más que leer los subtítulos en inglés era escuchar la música en portugués: clitóris, membro, bunda, pênis, vulva…
Escuchaba las arrugas de los viejos.
Yo embriagada con la letra de los recuerdos en mi propio cuerpo.
Ahora olvido para poder recordar.