2009-03-06

¿Cuántos críticos no han leído sólo por escribir?


¿Cuántos escritores no han escrito sólo por haber leído?


Las preguntas corresponden a la página ochenta y dos de Crítica y verdad, o lo que es igual, a la última página del librito de Roland Barthes. En la misma, puede también leerse:

Sólo la lectura anima la obra, mantiene con ella una relación de deseo. Leer es desear la obra, es querer ser la obra, es negarse a doblar la obra fuera de toda otra palabra que la palabra misma de la obra: el único comentario que podría producir un puro lector, y que le quedaría, sería el «pastiche» (como lo indicaría el ejemplo de Proust, aficionado a las lecturas y a los «pastiches»).

Otra vez Marcel Proust.
Y empieza a sentarme bien la palabra «pastiche».

Nota en general (y notas para Rey Mono y el Ruso): El destacado en bold es mío, mío... Rey: te comenté por correo que se me habían borrado los bookmarks de los Fragmentos al efectuar una actualización del reader. Es decir, me quedó ahora medio libro desmarcado… una mierda… Ruso: hablando de tecnología, copio a continuación los nuevos bookmarks para que los puedas «leer»: burbujas candentes y cenagosas; coitus reservatus; complicado calendario; el hilo de la buena frase; el niño en la luna; formas de la coalescencia; irreal / desreal; mirada de un muerto; una tercera piel nos une; el fin pertenece a los otros. Nota final: El orden «cambiado» es mío, mío, mío.

5 comentarios:

Rey Mono dijo...

Las frases: "El fin pertenece a los otros" y "querer ser la obra", no estaban conectadas en primera instancia, pero ahora lo hago porque de pronto me pareció que ambas embonaban asombrosamente, como las primeras piezas que se unen en un puzzle aún desconocido...

Gustavo López dijo...

...la obra pertenece a los otros.

el ruso dijo...

Me encantó lo que escribió Barthes en Adorable sobre el cuerpo: la uña, los dedos.

"Querer ser la obra" no me parece, no sé. Tal vez, estoy pensando en otra cosa; en matar a alguien en lugar de la emoción de leer un crimen. Quiero decir: matar en serio sería "ser la obra".

Gustavo López dijo...

Che, ¿quién es el (seguramente «la») adorable que te leyó en voz alta el printscreen? Que ahora no se te escape un tiro, Rusito.

el ruso dijo...

Estoy pensando en la locura.
Porque me parece que Jacobo Fijman hace que una palabra lo lleve a otra parte, pero lo hace sin sistema.

En Barthes se percibe un sistema. Un sistema de lo más transgresor que hay, pero Barthes escribe bajo un plan.

En la poesía, por el contrario (por eso me vino Fijman) es ir de un punto a otro sin plan. La poesía de Fijman no salta porque está loco, sino porque es místico.

Nota: el "jaws" para "leer" todo esto es un asco, no tiene entonación. Ah bueno..... se dice el pecado pero no el pecador.