2008-02-20

Happy Together.
Fui en bicicleta desde Cardales hasta Capilla del Señor, unos quince kilómetros por medio del campo. En el camino de tierra topé con un puente del ferrocarril. Según me contaron más tarde en Capilla, en ese puente se hizo una escena de la versión cinematográfica de Boquitas Pintadas.
Me dieron que pensar.
Ahora creo que podría haber sido otra película. El pibe cabeza, también con Alfredo Alcón y dirigida por Leopoldo Torre Nilsson.
De todos modos miré el pueblo como si se tratara del plató de una película. Compré unas empanadas fritas en un club llamado Honor y Patria, frente a la plaza principal. Me senté en un banco.
Observé dos perros.
Un galgo enfermo y otro, mezcla de no sé qué, que me hacía acordar a Freddy Mercuri. Por la vitalidad. Freddy merodeaba la plaza, meaba todos los árboles y luego se acercaba adonde estaba recostado el galgo. Entonces, le lamía los huevos, o, mejor dicho hacía el intento, porque el galgo se ponía en pie y le mostraba los dientes. Pero Freddy, que era más joven, a pesar de las amenazas, le entraba por atrás con la lengua, hasta que un tarascón del galgo lo alejaba. El galgo, positivamente enfermo, sin embargo no quería morderlo. Freddy se iba y el galgo se echaba nuevamente. Durante la pausa, Freddy meaba, o hacía que meaba. De repente se acercaba, volvía a hundir su hocico en las ancas huesudas del galgo, y recomenzaba la succión curativa, si puede usarse la expresión.
Pese a parecer una cinta imposible los machos terminaron ariscamente juntos.

4 comentarios:

Gustavo López dijo...

Pedí recién a Find que fuera a mayo, junio, julio de 2007… que espiara las fotos de LO PASADO PISADO. Volvió y acá está.

(…) No era suficiente con cocinarles y taparlos bien tapaditos por la noche sino que además les pongo cremitas. Pero... no... no es eso lo peor. La zona donde mayor riesgo tienen es en las panzas, con lo cual tengo que ponerle filtro en la panza, pito y bolas. Sí. Doug lo hizo el primer día y andaba un poco incómodo el muchacho. Y yo dije... "Déjame esto a mí, que yo se tratar con esos bueyes". Y ahí fui yo con el filtro solar en mano, a desparramarlo por trompa, barriga y demás enseres, y me pareció notar en Paco (el que ya de tonto no tiene un pelo) una mueca de... placer (?) cuando andaba yo refregoteando al trío maravillas (pito-cojones).
Los perros estuvieron super atentos conmigo, y de vez en cuando se me tiraban encima panza arriba ¡SOBONES!. ¿Querían más?
(…)

Australia tiene un color especial…
http://gaab22.blogspot.com/2007/07/mario-y-la-madre-que-lo-pario.html

la ninfa dijo...

me extravié en lo pasado (no el de A. Pauls) pero todavia me estoy riendo con el trio maravillas..... ahora me hice un pic-nic con happy together y entiendo lo que significa tener una saliva curativa.
Qué lengua la tuya, señor olvido!

chica hindú dijo...

Estoy preparando la tierra para la huerta de tomates, la veo a mi perra Sofía La grande, que me acecha y embiste para jugar, nos revolcamos, ella gruñe, mordisquea y no la suelto.Una vez exhaustas ella sale corriendo, yo siento mi ombligo lleno de tierra y una gota de sudor que baja de mis senos y hace barro en él.

chica hindú dijo...

Yo sí me extravié en El Pasado de A. Pauls, la novela es grossa.Me gustó como habla del amor y el proceso de transformación de un hombre y una mujer que con el amor/desamor pueden convertirse en personas horrendas e irreconocibles. También cómo incluye pequeñas historias en la gran novela. Sin embargo no me gustó la película de Babenco ya que es una mera narración simplista de los acontecimientos mas importantes de la novela. No llega a mostrar los matices de cada personaje. Gael García Bernal (Rímini) es un aparato que está en un estado de perplejidad en toda la peli; y la actriz(Sofía) muestra solamente la histeria galopante del personaje de la novela.
Triste y pobre película.