2008-02-16

Partes de Encontrado y memoria de la tapa de otro libro. La tapa de Tombuctú, el nombre de un sitio que es como el Valle de los Huesos de jota. A remote or extremely distant place; from here to Timbuktu; también en la novela de Paul Auster. Adonde el perro semihundido de Goya va a morir.


Tal vez allí Bea esté leyendo. Entre elefantes.
Quién sabe.

El punto es que Cipriano anduvo llorando. La mudanza de la alfarería al Centro dejó de ser solamente una ilusión de su yerno. Se convirtió en realidad.
Llovía.
«No hay nadie más en la aldea, y probablemente en el mundo, con quien dejase a Encontrado, preferiría matarlo. Expectante, moviendo el rabo con lentitud, el animal seguía mirando desde lejos. Cipriano Algor se agachó y lo llamó, Encontrado, ven aquí. Escurriendo agua por todas partes, el perro comenzó sacudiéndose entero, como si sólo decente y presentable estuviese autorizado para acercarse al dueño, después dio una rápida carrera para encontrarse, al instante siguiente, con la cabezorra apoyada en el pecho de Cipriano Algor, con tanta fuerza que parecía querérsele meter adentro. […] Le extrañó que le pusieran la correa, no era habitual cuando viajaban, pero la extrañeza aumentó, se hizo confusión, cuando la dueña y el dueño más joven le pasaron la mano por la cabeza, al mismo tiempo que murmuraban palabras incomprensibles y en las que su propio nombre de Encontrado sonaba de manera inquietante, aunque lo que estaban diciendo no fuera tan malo, Vendremos a verte un día de estos. Un tirón le hizo entender que tenía que seguir al dueño, la situación volvía a aclararse, la furgoneta era para los otros dueños, con éste el paso sería a pie».

Posdata a Tombuctú. Tercera edición, diciembre 1999, Anagrama: en las páginas preliminares dice Perro semidesnudo en vez de «Perro semihundido».

5 comentarios:

chica hindú dijo...

Yo estoy leyendo Las Nubes de J.J Saer. La historia cuenta el derrotero de un psiquiatra a través de La pampa llevando consigo locos, putas y mercenarios.
A mi me gustó el personaje de la monjita loca y pervertida, quién cree que a través del acto carnal frente a cristo crucificado puede fusionar el amor divino y el humano, ya que cristo se llevo el amor divino. Y dice "Si ha cristo lo crucificaron fue porque la tenía así de grande" .
La monjita blasfema, es procaz y fiestera. Un encanto.
También en la carvana hay un grupo de perros flacos y hambrientos, ni se parecen a Encontrado ni al de Auster, pero son pintorescos

Gustavo López dijo...

(...) diez o doce perros vagabundos nos seguían con la misma obstinación, indigencia y avidez con que las gaviotas siguen la estela de los barcos en busca de alimentos.

Caravana de seis carromatos, uno para cada loco: Prudencio, sor Teresita, Troncoso, Verde y Verdecito, y dos más para satisfacer las necesidades: un carrito, o kiosco-almacén, y otro con tres putas y tres proxenetas.
Más adelante Osuna hacia el sudoeste.
El galope es fílmico.
En páginas previas hay una descripción pictórica y cosmológica de la llanura. Luego, con la descripción de la inundación y de los animales, explícitamente la novela habla de la pintura naturalista. Por último, registra el miedo, el pánico de la expulsión del universo.
La razón y la locura.

silv dijo...

El perro del alfarero, Boneco, lassie, rin tin tin, laika... me quedo lejos con el de goya. besote gus,

Gustavo López dijo...

Yo me quedo con el semidesnudo y ¡salta Violeta!

gaab de aquí a allá dijo...

Enzo y Paco. Mis perros. Ambos desnudos, se sientan en las sillas y sillones y se abren de patas en un simple acto de ostentación masculina. Tienen un algo de "real", muy dandies. Son sabios, especiales.
De elegir perro del mundo de la farandula que yo me quedo "Sirio" (Olaf Stapledon). Y con Enzo y con Paco, que viven conmigo.