2008-03-13

Me gusta la palabra hebrea patah.
Con patah se inician las lecciones o lecturas del libro del Zóhar. Dice Gershom Scholem, en un docto lugar de su volumen, como puso Borges, que se inician de la manera siguiente: «rabí Ši' món abrió el versículo…»
La escritura se abre, la letra comentada es provista de infinitos sentidos.
Si alguien supiera a qué rompecabezas pertenece la pieza perdida, si se borrara el anonimato, ya no sería nada. En lo vago, indeterminado e inarticulado reside el valor de la pieza. Así como la letra se abre, el nítido contorno de la pieza perdida no se deja traducir, y es este elemento de indeterminación, de ausencia, el que hace patente un interior de infinitas posibilidades.

11 comentarios:

gaab de aquí a allá dijo...

A mi me gusta tu pieza del puzzle porque es única.
Si hicieras colección de piezas, como Nubla, pondrías las piezas encontradas otra vez en un grupo indefinido. La pieza que logró, con mucho esfuerzo, dar un paso fuera su nebulosa, sería única por un instante, y luego pasaría a formar parte de otra masa amorfa que llamarías colección. Y se perdería.

silv dijo...

Algebra del infinito: el Todo no es mayor que cada una de las partes...

Patrick dijo...

la ciudad a la que tiende mi viaje es discontinua en el espacio y en el tiempo, veo espejismos, ds cuerpos cosidospor el medio, como si fuese un reflejo simetrico o hermanos siameses, tambien puedo figurar las alas de una mariposa. Fuerte abraxas desde Morelia, Méjico, especiales saludos para el ayatola olvido (means sumo sacerdote en árabe.)

J. L. Maldonado dijo...

El Zohar es un libro hermoso. La enseñanza en él está de principio a fin. Recuerdo textualmente de dicho libro lo siguiente: "Tres cosas están en poder del hombre: las manos, los pies, los labios. Tres cosas no están en poder del hombre: los ojos, las orejas y las ventanas de la nariz... Tres cosas son malas para la lengua: la habladuría, la calumnia y la hipocresía; tres cosas son buenas para la lengua: el silencio, la reserva y la sinceridad". Mi respeto.

Gustavo López dijo...

Verde, dijo. Era mi ficha, claro.

Gaab me contó un sueño con la ficha que encontré en Chacabuco y San Juan.
Pero en el sueño no es de cartón, sino de una golosina que comen las hijas. Una pasta en forma de dinosaurio que comen las chicas, dijo.
Ella la encuentra en el suelo y siente que debe contarme que tiene una ficha de puzzle. La apoya sobre la mesa, y de repente Enzo sube a la silla y se la come. La pieza desaparece.

Le pregunté el color.
Gaab quizás sonrió.

Después, Patrick, que trabaja en construcción de torres de vidrio, o sea, espejismos, escribió que vio una mariposa en la pieza del rompecabezas. De pronto, me acordé de un sueño con una mariposa, un sueño que yo había leído en Radar hace aproximadamente dos años. También vinieron mariposas de Koch a mi cabeza, ah, y descubro la palma de una mano, una mano franca. Pero me puse buscar ese otro sueño, y acá está.

Un sueño de mariposa
Pertenece al diario en el que Vladimir Nabokov anotaba sus sueños.

23 de noviembre de 1964, 6.45 hs.: final de un largo «sueño de mariposa» que empezó cuando volví a dormirme después de haberme despertado por primera vez, inútilmente, a las 6 y cuarto.
Me encuentro (¿subí en funicular?) en la zona de almacenamiento de un aserradero (¿en Suiza?, ¿en España?), pero para llegar debo atravesar el hall de un gran hotel rozagante. Muy alerta, muy delgado, vestido de blanco, bajo las escaleras traseras del hotel y llego a la orilla pantanosa de un lago. Hay muchas flores de pantano, una tierra rica, colorida, soleada, pero ni una sola mariposa (sensación familiar en mis sueños). En vez de red llevo una enorme cuchara; no alcanzo a entender cómo pude olvidarme la red y llevar en cambio ese objeto; me pregunto cómo voy a hacer para atrapar algo con eso. Reconozco a mi izquierda una especie de buzón abierto, lleno de mariposas que alguien capturó y abandonó allí. Hay una que está viva; un maravilloso y atípico ejemplar de Argines nacarado, de alas exageradamente largas donde se funden un verde y un pardo extraordinariamente matizado. Me mira, agonizando con toda conciencia, mientras trato de matarla aplastándole el grueso tórax. Tiene una vida muy resistente. Para terminar, la deslizo en un viejo estuche de cuero rojo con cierre relámpago. Luego tomo conciencia de que durante todo ese tiempo, un hombre que no sé cómo logró pasar inadvertido permaneció sentado a mi lado, a la izquierda, frente a la caja que contiene las mariposas; está preparando una lámina para el microscopio. Nos hablamos en inglés. Él es el propietario de las mariposas. Me siento muy incómodo. Le propongo devolverle el ejemplar nacarado. Rehúsa cortésmente, a regañadientes.

http://www.pagina12.com.ar/diario/suplementos/radar/9-1948.html

silv dijo...

Chuang-Tzu soñó que era una mariposa y no sabía al despertar si era un hombre que había soñado ser una mariposa o una mariposa que había soñado ser hombre. ...

anonimous dijo...

Does god play dice?
Newtonian laws of physics are completely deterministic: they assume that, at least theoretically, precise measurements are possible, and that more precise measurement of any condition will yield more precise predictions about past or future conditions.
In whatever way, Poincare discovered that in some astronomical systems (generally consisting of three or more interacting bodies), even very tiny errors in initial measurements would yield enormous unpredictability, far out of proportion with what would be expected mathematically.
The butterfly effect, first described by Lorenz at the December 1972 meeting of the American Association for the Advancement of Science in Washington, D.C., vividly illustrates the essential idea of chaos theory. In a 1963 paper for the New York Academy of Sciences, Lorenz had quoted an unnamed meteorologist's assertion that, if chaos theory were true, a single flap of a single seagull's wings would be enough to change the course of all future weather systems on the earth. By the time of the 1972 meeting, he had examined and refined that idea for his talk, "Predictability: Does the Flap of a Butterfly's Wings in Brazil set off a Tornado in Texas?" The example of such a small system as a butterfly being responsible for creating such a large and distant system as a tornado in Texas illustrates the impossibility of making predictions for complex systems; despite the fact that these are determined by underlying conditions, precisely what those conditions are can never be sufficiently articulated to allow long-range predictions.

silv dijo...

I heard about this theory but the butterfly was in Asia... let's blame the chaos and its uncertainties...

anonimous dijo...

I feel a little guilty in eating cream buns, said Maria Theresa.
Chaos has a slightly different meaning than it does in its general usage as a state of confusion, lacking any order. Although chaos is often thought to refer to randomness and lack of order, it is more accurate to think of it as an apparent randomness that results from complex systems and interactions among systems. According to James Gleick, author of Chaos : Making a New Science, chaos theory is "a revolution not of technology, like the laser revolution or the computer revolution, but a revolution of ideas. This revolution began with a set of ideas having to do with disorder in nature: from turbulence in fluids, to the erratic flows of epidemics, to the arrhythmic contortion of a human heart in the moments before death. It has continued with an even broader set of ideas that might be better classified under the rubric of complexity.

Pastora dijo...

Me confunden... ¿la mariposa es asiática o amazónica?
¿China o brasilera?
No importa. En todo caso, siempre habrá sueños con cucharas donde los pantanos lamen el hall del hotel y las mariposas agonizan a conciencia.

gaab de aquí a allá dijo...

Einstein dijo "Hasta la más pequeña gota de rocío caída del pétalo de una rosa al suelo, repercute en la estrella más lejana" .

Hay un articulo interesantisimo en http://antroposmoderno.com/word/lateo.doc
Tiene mariposas, tornados, chomsky y presidentes resfriados.