2008-04-22

José

E agora, José?
A festa acabou,
a luz apagou,
o povo sumiu,
a noite esfriou,
e agora, José?
e agora, você?
você que é sem nome,
que zomba dos outros,
você que faz versos,
que ama, protesta?
e agora, José?

Está sem mulher,
está sem discurso,
está sem carinho,
já não pode beber,
já não pode fumar,
cuspir já não pode,
a noite esfriou,
o dia não veio,
o bonde não veio,
o riso não veio,
não veio a utopia
e tudo acabou
e tudo fugiu
e tudo mofou,
e agora, José?

E agora, José?
Sua doce palavra,
seu instante de febre,
sua gula e jejum,
sua biblioteca,
sua lavra de ouro,
seu terno de vidro,
sua incoerência,
seu ódio —e agora?

Com a chave na mão
quer abrir a porta,
não existe porta;
quer morrer no mar,
mas o mar secou;
quer ir para Minas,
Minas não há mais.
José, e agora?

Se você gritasse,
se você gemesse,
se você tocasse
a valsa vienense,
se você dormisse,
se você cansasse,
se você morresse...
Mas você não morre,
você é duro, José!

Sozinho no escuro
qual bicho-do-mato,
sem teogonia,
sem parede nua
para se encostar,
sem cavalo preto
que fuja a galope,
você marcha, José!
José, para onde?

9 comentarios:

Gustavo López dijo...

¿Y ahora, José?
La fiesta se acabó,
la luz se apagó,
el pueblo perdió,
la noche enfrió,
¿y ahora, José?
¿y ahora, usted?
¿Usted que es sin nombre,
que se burla de los otros,
usted que hace versos,
que ama, protesta?
¿Y ahora, José?

Está sin mujer,
está sin discurso,
está sin cariño,
ya no puede beber,
ya no puede fumar,
ya no puede escupir,
la noche enfrió,
no veo el día,
no veo el tranvía,
no veo la risa,
no veo la utopía
y todo acabó
y todo huyó
y todo burló,
¿y ahora, José?

¿Y ahora, José?
su dulce palabra,
su instante de fiebre,
su gula y ayuno,
su biblioteca,
su oficio dorado,
su traje arrugado,
su incoherencia,
su odio —¿y ahora?

Con la llave en la mano
quiere abrir la puerta,
no existe puerta;
quiere morir en el mar,
pero el mar se secó;
quiere ir a Minas,
Minas no hay más.
José, ¿y ahora?

Si usted gritara,
si usted gimiera,
si usted tocara
el vals vienés,
si usted durmiera,
si usted se cansara,
si usted muriera...
Pero usted no muere,
¡usted es duro, José!

Solito en lo oscuro
sin teogonía,
como bicho de matorral,
sin pared alguna
para recostarse,
sin caballo negro
que huya al galope,
¡usted marcha, José!
José, ¿a dónde?


¿Y ahora, mi amigo?
Paulino tan cerca, siempre.

chica hindú dijo...

Gus, leo el poema con el aliento entrecortado hasta que voy llegando al final y las lágrimas no demoran en venir.
Te mando abrazo de oso desde mi rincón.

Pastora dijo...

Leí cosas que hablaban sobre la muerte desde la literatura...

Una es de Machado, y me hace recordar al padre de tu novela...
"Sí; el hombre es el animal que usa relojes. Mi maestro paró el suyo -uno de plata que llevaba siempre consigo-, poco antes de morir, convencido de que en la vida eterna a que aspiraba no había de servirle de mucho, y en la Nada, donde acaso iba a sumergirse, de mucho menos todavía. Convencido también -y esto era lo que más le entristecía- de que el hombre no hubiera inventado el reloj si no creyera en la muerte".

Y Dylan Thomas dice así... "And death shall have no dominion."

Rey Mono dijo...

No sé mucho de pronunciación portuguesa, pero el ritmo me pareció vertiginoso, como si las frases tuvieran que ser entonadas mientras se huye de algo...

Por cierto, señor, espero que no le importe si agrego un vínculo de su blog desde el mío.

Saludos.

Gustavo López dijo...

Huir, ¿a dónde? / para onde?

Con la llave en la mano
quiere abrir la puerta,
no existe puerta [...]

La palabra lleva de la mano a José, un ahora sin nombre / sem nome. Yo oigo una alcantarilla. Palabras que urbanamente llevan a José hacia al negror del sumidero.

Tuve que meditar un poco acerca de la traducción de los siguientes versos:

su oficio dorado, / sua lavra de ouro,

su traje arrugado, / seu terno de vidro,

como bicho de matorral, / qual bicho-do-mato,

Todavía tengo dudas acerca del traje arrugado, podría ser mejor: traje quebradizo. De cualquier manera me suenan más próximos que los de una traducción que había leído, y que dice:

su labranza de oro,

su terno de vidrio,

cual bachaco,


Rey Mono
, hace bien tu presencia aquí.
Cuando gustes pasá e invitá a quien quieras.

la ninfa dijo...

Vértigo o no, hay pérdida en este post, una pérdida grande. Leo y releo sin encontrar palabras. Pero, aunque sea, quiero expresar mi encanto con las piezas del olvido... hermosuras...

Ralf dijo...

Las piezas del rompecabezas son únicas, no se pueden reemplazar. Cada una tiene su alma y ocupa un destacado lugar en la maraña desordenada de la vida. Las revolvemos para encontrar la adecuada a cada momento; a veces están más cerca. Otras están dadas vuelta.
Pero - ayyyy! cuando nos falta una. Que impotencia. Que dolor. Uno necesita de todas las piezas.
Aunque otras piezas intenten tapar el hueco, es imposible. Simplemente no encajan.
Esa pieza que aunque no la viera demasiado, era necesaria para mi rompecabezas, porque tu rompecabezas incompleto es una pieza del mio.
Sin embargo, hay piezas que siempre están. Aunque no las veamos ni las podamos tocar. Son las piezas que construyen nuestra intención de armar el rompecabezas y nos permiten verlo armado, imaginarlo completo, soñarlo bello, pensarlo como un todo.
Son esas piezas comodín, ese Joker tan bienvenido en el juego, que encajan con tantos rompecabezas distintos.
A mi me falta una pieza de mi rompecabezas también.
Se me llenan los ojos de lágrimas recordando mi rompecabezas incompleto.
Pero tengo el Joker. El comodín.

gaab de aquí a allá dijo...

Quizás no debería, pero lo voy a hacer igual, porque vos sos vos de carne y hueso y también sos vos, lugar de O.

Gustavo puso este poema porque hace tres días, su mejor amigo, Paulino, murió. Y está muy triste.

Yo escribo esto porque veo que los que comentan, los otros habitantes de este blog, perciben esa tristeza pero quizás no lo sepan. Han estado con él por tanto tiempo, que estoy segura que le quieren mandar una palabra de consuelo o aliento, si es que eso realmente existe. Y quizás no debería ser yo la que dice, pero... soy yo.

¿Se puede aliviar la pérdida con palabras? no se. Al menos, de una manera extraña, en la pantalla, espero que Gustavo sienta lo importante que es él, como amigo, o como Mr Lugar de Olvido, para todos nosotros.

Y si lo considerás poco acertado, G, dale al delete, que para eso está.

Otro beso gigante.

Gaby

chica hindú dijo...

Gaab, algunos de los habitantes de este blog lo sabemos y estamos cerca para un abrazo y una palabra de aliento, quedate tranquila que seguro tus palabras llegan también.