2008-06-25

Hacer apuntes de cosas que pasaron al avatar en Second Life es material que empieza a funcionar como literatura cuando uno es escritor.
Responder si algo es mentira o ficción, creo que es problemático. Porque ni siquiera es fácil calificar a Domingo Faustino Sarmiento. La forma que encuentra Sarmiento de empujar al lector hacia un territorio desnudo, con algunas colonias alemanas y escocesas, que se exhiben en contraste con la villas nacionales; y a vislumbrar ríos que no son navegados; y a escuchar las confesiones: Yo soy muy propenso a llorar... junto con las ideas que sorpresivamente emergen de esas mismas páginas acerca de la poesía, o, las visiones exageradas del cerebro, o la memoria, del gaucho, por citar algunos ejemplos, es notable.
Por último, Las Nubes, me parece, dialoga con el Facundo. Con la locura del Facundo. Una novela con muchísimo humor. Y leer a Saer es una experiencia estética magnífica.


2 comentarios:

el ruso dijo...

Me dieron ganas de escribir mi vida.
Usando un narrador omnisciente que sea una especie de clon. Un doble que empieza queriendo ver quién es el tipo ese, tirado con una manguera, que está ahí, o sea yo mismo. Un comienzo a lo Adan Buenosayres, me refiero al muerto en el cajón.
Se mezclan las sensaciones porque leí de un saque las 90 páginas finales de tu novela.
El último capítulo es un revoltijo tremendo. Me hizo pensar mucho.
Ahora tengo unas dudas: ¿Las visitas al museo son tres? ¿El parto es una escena de tu vida?

Rey Mono dijo...

"E cosi via": Un personaje que descubre su mundo, un relator que mueve los hilos de ese personaje, los libros que lee el relator y que tienen que ver con los descubrimientos de su personaje, la reflexión acerca del entrelazamiento de todos esos mundos... son ya tantos niveles de narración que incluso los mundos se convierten en uno sólo: el de la escritura.